miércoles, 14 de noviembre de 2012

Octavo piso


I

la habitación repleta con tus peores pensamientos
lo oscuro de un torso
y las venas que se marcan
debajo de la piel pálida,
todas las debilidades en un mismo
pedazo de carne.
los cables la rodean
y presagian una cárcel
las utilidades se amontonan contra una pared
...hay una tele 
y una videocassetera...

es un día más de normalidad o 
las peores imágenes 
de lo que podría ser tu vida.


II

Lo verdadero no se hace presente
en una habitación repleta de frustraciones


III

El final de un número indefinido de pensamientos
conectados por una idea bella.
El amor o la amistad o las dos cosas.
El final de todo eso
y yo escribiendo para no tener tanto miedo
y no quedarme dormido
abrazado a estas sombras
un cuadro de horrores
que hoy decidieron adueñarse de esta carne
un cuerpo entero desmembrado
sometido a brutalidades
físicas y mentales y algunas
cosas que no se dicen nunca
pero ya todos sabemos
de qué estoy hablando.






2 comentarios: