viernes, 7 de septiembre de 2012

plaza


Me gusta estar atado:

así no tengo
que volver a casa.
Si pudiera elegir realmente
no sé qué haría
pero acá
estoy bastante bien.
Hoy, por ejemplo,
recibí un mensaje
-un planteo-
una queja escrita
con veneno
y no sé si incluso
firmada con sangre.
Yo sólo pienso
en lo aburrido que resulta
todo esto
y en los discos
que me ayudan a entender
un montón de cosas
que todavía no aprendí a nombrar
pero estoy seguro
son fundamentales.
Lo que por suerte
puedo decir
es lo mucho que me gusta
estar con vos
viendo dibujos animados
y soplándonos secretos.
Me contaste que
te gustaba soñar
con mis besos
y con guitarras eléctricas:

todas esas bandas

que nos cantaron
alguna vez mientras hacíamos
el amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario